António Vitorino inicia su mandato como Director General de la OIM


Date Publish: 
Jueves, Noviembre 1, 2018

Ginebra – El lunes (01/10), António Vitorino de Portugal se convirtió en el nuevo Director General de la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración. El Sr. Vitorino sucede en el cargo a William Lacy Swing, el  veterano diplomático estadounidense que cumplió dos mandatos de cinco años como Director General del Organismo.

El nuevo Director General de la OIM nació el 12 de enero de 1957 y en la actualidad tiene 61 años. Con anterioridad cumplió funciones como Comisionado Europeo de Justicia y Asuntos Internos (1999-2004) y fue también el anterior Ministro de la Presidencia y Defensa Nacional de Portugal (1995-1997). Cuenta asimismo con una importante trayectoria en Portugal como abogado y en el ámbito de la política electoral.

En 1980 el Sr. Vitorino fue electo para el Parlamento de Portugal. En 1983 asumió el cargo de Secretario de Estado para Asuntos Parlamentarios y, más tarde, como Secretario Adjunto para el Gobernador de Macao. En el año 1989 dejó este cargo, cuando regresó a Lisboa para trabajar como juez de la Corte Constitucional, mandato que finalizó en 1994. Posteriormente prestó servicios como Ministro de Defensa Nacional y Primer Ministro Adjunto del Gobierno de António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas.  

De 1999 a 2004, el Sr. Vitorino prestó servicios en calidad de Comisionado Europeo de Justicia y Asuntos Internos. Durante su mandato, participó de reuniones que llevaron a la redacción de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y de la Convención sobre el Futuro de Europa.

Tras alejarse de la actividad política en 2005 retomó su trabajo como abogado, prestando servicios como socio del estudio jurídico Cuatrecasas, Gonçalves Pereira & Associados. Ejerció la presidencia del Centro de Estudios Notre Europe desde junio de 2011 y por muchos años tuvo un rol destacado como panelista en el canal de la televisión portuguesa RTP 1.

El Sr. Vitorino obtuvo su diploma de grado en la Escuela de Leyes de la Universidad de Lisboa en 1981. Tiene además un Máster en Ciencias Jurídicas y Políticas. Es autor de numerosos trabajos en el ámbito del Derecho Constitucional, la Ciencia Política, la Ley Comunitaria Europea, y se ha desempeñado asimismo como integrante del Comité de Redacción del Libro Blanco de Portugal sobre Gobernanza Corporativa.

Al momento de asumir su nuevo cargo el lunes por la mañana, el Director General Vitorio envió el siguiente mensaje a todo el equipo de la OIM:

"En este primer día en que asumo las funciones de Director General de la OIM, permítanme hacerles partícipes de lo afortunado que me siento de formar parte de la Organización, cuyo personal, integrado por unos 11.000 hombres y mujeres, se halla repartido por todo el planeta.

En este breve mensaje quisiera, ante todo, encomiar la notable labor de mi predecesor, Bill Swing, quien ha consolidado la reputación de la IOM como organización basada en principios, en la rendición de cuentas y en la transparencia, con un desempeño loable en cuanto a eficacia y eficiencia en su trabajo.

Gracias, Bill.

Permítanme, asimismo, hablar con franqueza al señalar que la mayor virtud de la OIM, a mi entender, es su compromiso de estar simultáneamente al servicio de los migrantes y de los Estados Miembros por igual. Considero que la adhesión de la OIM a la familia de las Naciones Unidas ha marcado un punto de inflexión en la trayectoria de la Organización.

Pronto seremos testigos, y así lo espero, de la adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, prevista para diciembre, en Marrakech. En este contexto, el Secretario General de las Naciones Unidas ha solicitado a la OIM que desempeñe una función de coordinación y apoyo en la recientemente establecida red de las Naciones Unidas sobre migración. Ello le confiere la responsabilidad de asistir a los Estados Miembros en la aplicación de los objetivos del Pacto Mundial sobre Migración.

Creo que la OIM tiene la suerte de que estos nuevos cometidos guarden una notable consonancia con la labor que, día tras día, lleva a cabo la Organización. Es más, los puntos fuertes de la OIM, que todos conocen, a saber, su flexibilidad, eficacia, estructura descentralizada, y desempeño eficaz en función de los costos son garantía de su preparación para asumir este nuevo reto, y para adaptarse, cambiar y crecer.

Sin lugar a duda, también cabe ser claros en un aspecto: seguiremos siendo fieles a nuestra naturaleza. Somos una organización muy cercana a los migrantes, especialmente a los más vulnerables y a quienes requieren asistencia humanitaria. Y seguiremos preservando nuestras características esenciales, nuestro ADN, es decir: la capacidad para responder a las solicitudes de los Estados Miembros, la flexibilidad para facilitar soluciones específicas, y la eficacia a la hora de contribuir a la gestión de los flujos migratorios, estableciendo vínculos entre los países de origen, de tránsito y de destino.

Ante todo, considero que estos nuevos cometidos son fruto del reconocimiento de la función singular que desempeña la OIM como organización cercana a los migrantes a los que sirve, en particular, y de su función clave encaminada a garantizar los derechos humanos, la dignidad humana y el bienestar de los migrantes, sea cual fuere su situación jurídica.

Por ello, la nueva función de la OIM en el sistema de las Naciones Unidas y en la aplicación del Pacto Mundial sobre Migración no se debe considerar una tarea exclusiva de la Sede o de los departamentos centrales. En absoluto. Se trata más bien de una labor que atañe a toda la Organización y que se realizará de manera inclusiva, contando con todas las instancias, desde las representaciones más pequeñas hasta mi oficina en la Sede, pasando por las Oficinas Regionales y las Oficinas en Países.

Asimismo, fortaleceremos nuestras alianzas con los organismos de las Naciones Unidas y demás interlocutores de la sociedad civil, a nivel local, regional y mundial.

Y, por supuesto, en ese empeño, cabrá realizar, a su debido tiempo, determinados ajustes institucionales y presupuestarios.

Sé muy bien que hoy en día, en diferentes partes del mundo, el panorama político sobre migración está caldeado. Sin embargo, paradójicamente, en estos tiempos de reticencia se procederá a la adopción del Pacto Mundial sobre Migración.

Y también se establecerá la red de las Naciones Unidas sobre migración, dos instrumentos de por sí en plena consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que brindarán el impulso necesario para situar la migración en la agenda internacional, y para garantizarle un lugar preponderante a escala mundial.

Habida cuenta de todo ello, debo decir con toda franqueza que no ha habido nunca una época más apasionante y a la vez compleja para trabajar en el ámbito de la migración. Cuento con la profesionalidad, el compromiso y la plena colaboración de todos ustedes. El éxito futuro de la Organización depende tanto del servicio de todos los hombres y mujeres que integran el personal de la OIM, como de sus directivos.

Sé por experiencia que todos quienes forman parte del personal de la OIM, ya sea en la Sede o en el terreno, están plenamente comprometidos con los valores de la Constitución y con la excepcional misión de la Organización.

Por consiguiente, cuento con todos y cada uno de ustedes para asumir estos nuevos retos.

Gracias.”

Usted podrá visualizar esta declaración en el enlace siguiente: https://youtu.be/sGlFMoPv2sQ

Para mayor información por favor contactar a Joel Millman en la Sede de la OIM, Tel: +41 79 103 8720, Email: jmillman@iom.int

Image: