Icono Salud y educación

La OIM cree que, en tanto las personas migrantes y las poblaciones en movilidad se beneficien de un mejor nivel de bienestar físico, mental y social, podrán contribuir sustancialmente al desarrollo social, cultural y económico de sus comunidades de origen y de las sociedades de acogida.

Desde una perspectiva de derechos humanos, no discriminación y trabajo en redes, la OIM en México se enfoca en la implementación de iniciativas que contribuyan a garantizar el acceso efectivo, oportuno y de calidad a los servicios de salud, incluyendo salud mental y atención psicosocial, por parte de las personas migrantes. Lo hace a través de:

  • La cooperación y coordinación con actores clave en materia de salud y migración a nivel federal, estatal y/o local y otras agencias del Sistema de Naciones Unidas;
  • La investigación, intercambio y difusión de información para la promoción de políticas en salud y migración;
  • El fortalecimiento de sistemas de salud pública;
  • La orientación técnica y fortalecimiento de estructuras sanitarias, y otros actores involucrados en la atención de salud de las personas migrantes y en movilidad en temas como: el derecho a la salud de estas poblaciones, identificación de barreras en el acceso a servicios sanitarios y los mecanismos de prevención y promoción de la salud que son necesarios para mitigar riesgos en perfiles vulnerables;
  • La promoción y difusión de información sobre salud sexual y reproductiva en personas migrantes y población en movilidad;
  • La gestión y coordinación para la atención de salud, de manera directa y diferenciada, de población migrante y en movilidad en situaciones de emergencia, incluyendo la integración sistemática y adecuada del agua, el saneamiento y la higiene para una mejor atención a esta población.

Desde la OIM también se promueve el respeto al derecho a la educación, las acciones que hemos impulsado se han centrado en promover el derecho a la identidad de NNA migrantes como un derecho llave para el acceso a los derechos de educación, salud, entre otros. De manera constante y de la mano de instituciones como los Sistemas de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) nacional y estatales. En alianza con estas instancias promovemos el fortalecimiento de capacidades de instituciones de los tres niveles de gobierno para lograr el respeto y garantía de los derechos humanos de la niñez y adolescencia migrante.