Hermana María Antonieta

“Casa Mambré es un lugar donde arreglo las alas y las ilusiones rotas de las personas migrantes para que puedan continuar el vuelo”, dice la hermana María Antonieta.

En plena pandemia de la enfermedad COVID-19, el día inicia con la toma de temperatura, glucosa y presión. Asegurarse de que todas las personas están sanas es una prioridad para ella y el resto de las hermanas en esta casa para personas migrantes ubicada en Ciudad de México.

Construir una familia y que el albergue sea como un hogar para ellas, es uno de los principales objetivos de la hermana María.

“Todas las personas tienen talentos y dones. Nosotras hacemos todo lo posible para que puedan expresarlos: uno de los jóvenes era profesor en su país y ahora da clases a los adolescentes todos los días de 10 a 16 horas; otra persona solía ser militar y es el que me ayuda con las composturas en la casa”, explica.

Cocinar es una de las actividades favoritas de la hermana María: “No hay cocina como la de mamá Toña”, suelen decirle las personas migrantes. Una de ellas le ha prometido que al salir del albergue pondrá una fonda que lleve por nombre “Mamá Toña”.

“Para mí, ellos son como mis hijos, los que nunca tuve. Ahora hasta soy abuela, una bebé nació aquí”, agrega.

Hace 22 años, la hermana María Antonieta escogió esta vocación y no hay día en que no la desempeñe con un poco más de amor.

¡Feliz Día de las Madres hermana María Antonieta!

Date Publish: 
Lunes, Julio 20, 2020