Icono Asistencia y protección

Fortalecer las capacidades de albergues y comunidades de acogida de personas migrantes es prioritario para la OIM. Para lograrlo se facilitan herramientas e información desde las áreas de protección y asistencia para gestionar espacios de manera adecuada según las necesidades específicas de protección de la población, se promueven sus derechos, así como los mecanismos para acceder a ellos. Además, se impulsa que las autoridades salvaguarden el acceso a la justicia y los derechos humanos de la población migrante, se proteja a la niñez y se reduzcan sus vulnerabilidades.

Bajo este marco de trabajo, la OIM ha desarrollado líneas de trabajo técnicas para promover la dignidad e integridad de las personas migrantes y minimizar riesgos de protección, siendo éstas: protección de datos personales, facilitar el acceso al derecho de identidad, protección y asistencia consular, articular esfuerzos para la búsqueda de migrantes desaparecidos y/o no localizados, monitoreo de estaciones migratorias y desarrollo de rutas de atención para sobrevivientes de incidentes de violencia basada en género, víctimas de delitos y acceso a servicios de salud.

Asimismo, se elabora material informativo basado en las necesidades detectadas con la finalidad de prevenir delitos como estafas, extorsiones y fraudes migratorios.   

Otro componente importante del área de protección es poder generar información cuantitativa y cualitativa con enfoque de derechos para promover una mejor comprensión de las características, necesidades e impactos de la migración en grupos poblacionales específicos con la finalidad de brindar herramientas a diferentes actores para el diseño de respuestas y acompañamiento a las personas en movilidad.  

La asistencia incluye todas las actividades de apoyo directo que apuntan a las personas y a sus familias, sus comunidades e intervenciones más amplias a nivel estructural y apoyo a los gobiernos como entidades con deberes a su cargo. La asistencia individual y familiar puede incluir el apoyo para paliar las necesidades inmediatas, o a mediano o largo plazo, incluyendo las de alimentos; albergue y alojamiento; cuidados de la salud; educación y capacitación; empleo y/o generación de empleo; evaluaciones y reunificación familiar; asesoramiento; retorno digno y seguro y/o reintegración sostenible.