Historia
31 Oct 2022
By: Cesia Chavarría
Ariela, partera del municipio de Ignacio Zaragoza y su familia, Chiapas. © OIM México / Alejandro Cartagena
Tapachula, (México) - Ariela Baquiax es una partera tradicional originaria El Tumbador, San Marcos, un municipio en Guatemala. Hace veintidós años llegó a la región cafetalera del Soconusco en el estado de Chiapas, sur de México, donde actualmente es recolectora de café.  

Como partera, Ariela recorre caminos largos entre las fincas “Irlanda”, “Hamburgo”, “Génova”, y “Zaragoza” para atender a mujeres en sus labores de parto. Son mujeres que carecen de los recursos para trasladarse a la ciudad de Tapachula y ahí recibir atención médica hospitalaria.

“A las mujeres que atiendo, les doy un ‘papel de alumbramiento’ y pláticas sobre que tienen el derecho de que sus hijos e hijas sean reconocidos acá en México. Yo les digo que sus hijos e hijas tienen derecho de estudiar aquí y recibir atención en el centro de salud”, comentó Ariela.

El temor y desconocimiento impide a las familias registrar a sus hijos e hijas 

En estas comunidades que atiende esta partera guatemalteca cuenta que hay niños y niñas de 12 o más años que no tienen actas de nacimiento expedidas por el Registro Civil mexicano. Incluso, relata, existen casos de familias de trabajadores fronterizos guatemaltecos que deciden regresar a su país de origen para registrar a su progenie por temor a que las autoridades de México les detengan por pasar sin documentación y que los separen.

Entrevista a Ariela, Baquiax, partera tradicional, Chiapas. © OIM México / Alejandro Cartagena

“A las personas les da miedo ir a preguntar por el registro de sus hijos porque no tienen una credencial de permiso para trabajar aquí (México). Entonces, prefieren ir a Guatemala a registrarles, aunque hayan nacido en este país por el ingrato miedo”, explicó Ariela.

La OIM y Ariela coloboraron para informar a las madres sobre la importancia del registro de sus hijas e hijos, Chiapas. © OIM México / Alejandro Cartagena

Desde hace semanas, el personal de OIM ha realizado varias visitas a estas comunidades. Ahí, se identificó a varias familias con niños y niñas nacidos en México de padres o madres extranjeras que carecen de actas de nacimiento. Gracias al vínculo de confianza que las parteras han conseguido con las familias, personal de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM-ONU Migración) se pudo acercar a ellas. 

Las madrinas del Soconusco 

La OIM considera fundamental difundir que la condición migratoria de la madre o del padre no es un impedimento para que puedan tramitar el acta de nacimiento de sus hijas e hijos. Asimismo, el registro de nacimiento es un trámite gratuito y las instituciones deben facilitarlo.

“Nos enteramos por medio de nuestra partera que atendió a mi esposa que ustedes (OIM) venían. Anteriormente no sabíamos (del papel de alumbramiento) porque las parteras no estaban tituladas. Solo ya va pá’ fuera el bebé, sin ningún apoyo sobre para qué sirve el ‘papel’”, dijo Antonio Pérez, trabajador fronterizo y padre.  

Antonio Pérez, trabajador fronterizo y padre, Chiapas. © OIM México / Alejandro Cartagena

La relación entre las parteras con las comunidades es una tradición y vínculo que se sigue respetando en las comunidades donde la atención médica para las mujeres es precaria o poco accesible.  

“La OIM se acercó a parteras de esta comunidad, nos dieron información sobre las familias y sus historias. Así pudimos conocer todos los documentos que no tenían o circunstancias que hacían imposible el registro de sus hijos. Y es ahora, en compañía de estas parteras, cuando hemos podido lograr que las niñas, los niños y los adolescentes tengan un registro y un acta de nacimiento. Esto es muy importante para la OIM porque significa un trabajo conjunto”, explicó Andrea Insunza, Asistente de Protección.  

Para hacer frente a la problemática sobre el desconocimiento del proceso de registro de nacimiento de hijos e hijas de padres trabajadores fronterizos, la OIM colaboró con el gobierno del estado de Chiapas a través del Registro Civil, con las autoridades de Tapachula, el consulado de Guatemala y el personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la realización de la “Jornada de Registro Civil” el pasado 27 de agosto en el municipio de Ignacio Zaragoza. 

“Ahora que voy a registrar a mis hijos, me siento muy contenta porque voy a ir con ellos a pasear y ya no voy a tener pena de que me vayan a detener porque no tienen papeles y así también voy a poder ir a Guatemala a ver a mi familia porque tiene como veinte años que estoy aquí y no puedo ir porque tengo miedo de que me los quiten en la frontera”, señala Orfidea Crisóstomo.

Orfidea y Ariela en la jornada de registro. Chiapas. © OIM México / Alejandro Cartagena

En la “Jornada de registro para niñas y niños mexicanos” se logró tramitar 89 actas de nacimiento para hijos de madres y padres trabajadores fronterizos que laboran en fincas cafetaleras en la región del Soconusco.  

“Yo me siento muy feliz y orgullosa de que ustedes (OIM) hayan pensado en esos niños”, comentó Ariela, partera de la comunidad, llena de gratitud, en la jornada.

 

Texto: Cesia Chavarría

Fotos: Alejandro Cartagena

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES